Panteras Negras

Me he unido a la secta anarquista feminista Panteras negras. No quiero estar del lado equivocado  en esta batalla. Quiero reivindicarme con las mujeres. Quiero ponerme de rodillas y suplicarles perdón, quiero llorar y que mis lágrimas rieguen sus lindos y trabajadores pies.
Quiero ser una Pantera Negraquiero luchar por la emancipación femenina. Quiero estar al frente de la lucha, ser punta de lanza contra el sistema patriarcal en el que vivimos, el cual hemos tomado como natural. Quiero pelear hombro a hombro con mis hermanas  y morir por ellas.

Anuncios

El declive

Es evidente que Delírium Trémens no está pasando por su mejor momento; sin duda este es su peor puto momento en la puta historia. La mierda no está fluyendo como debería, las vibras no son buenas, las energías son negativas.
Desde que que empecé a asistir a narcóticos anónimos toda mi mierda se fue a la mierda. Y es que sin la química recorriendo mis venas y mi mente es tan difícil escribir alguna mierda decente.  Desde que dejé de inhalar esa mierda perdí todos mis poderes, ahora soy un ser humano común y corriente. ¡Mierda, después de ser un superhombre! Soy como el perico al que le cortaron un ala y ahora no puede volar. Y todos los que algunas vez hemos tenido alas extrañamos a muerte las alturas.

La verga ya no se me para como antes, me siento impotente, he perdido el apetito sexual. Ya no me excita nada ni nadie, ni putas ni travestis. He perdido todos mis putos poderes y eso es asquerosamente deprimente. La otra noche intenté masturbarme y no logré empalmarme, me la estuve meneando como veinte minutos y no conseguí una mierda. El moco ya no me funciona, la mente ya no funciona, mis cartas de amor ya no me funcionan, a mí ya nada me funciona.

No jodás

Vos me gustás pero no es para tanto,
no estoy tan loco por vos. 
Mentira, yo haría lo sea por vos. 
Yo mataría por vos. No lo haría .

Estoy dispuesto a cortarme mis rastas por vos;
sé que no te gusta mi melena,
es más, por vos me cortaría hasta las orejas,
lo haría con gusto y sin quejas. 

Si te gusta, también puedo raparme las cejas,
y deshojarme las pestañas como pétalos de rosa. 
Mis dientes de oro, me los arranco,
para mi no valen más que lodo.

¿Qué más tengo que hacer? 
¿No te gusta el color de mi piel?
¿No te gusta el color de mis ojos?
¡No jodás!

A los pajarillos

Cantan los pajarillos; mañana hermosa y apacible, ¡aléjense hombres y mujeres canallas! No son dignos de merecer tan dichosa contemplación.

El pajarillo ha entonado su dulce melodía; que agradable y amigable compañero que visita mi deshonrada morada al amanecer.

No cantes para mí, justo amigo, no he de merecer tu dulce melodía, hace mucho que dejé de apreciar tu recorrido no digno de la humanidad que te asesina.

¡Vete y no visites  más a los hombres y mujeres! Ellos algún día irán en busca de ti.

Carlos Hansy Andino.

Fay

¿De qué color serán los pezones de mi maestra? Pensaba mientras trataba de dibujarla con su vestido largo de pepas recogido muy alto sobre sus rodillas, mostrando sus gruesos muslos… De la cintura para arriba la dibujé desnuda. Seguro sus pezones son rojos como su cabellera, pensaba mientras trataba de asignarle el tamaño y la proporción adecuados a sus pechos. Dibujé unos asquerosos senos flácidos y colgantes como dos enorme mocos. Era un dibujo grotesco lo admito, no era mi mejor día para el dibujo, arranqué la página y la hice pelota. Algo en mi entrepierna ardía, latía al ver las pantorrillas de aquella pelirroja, me excitaba su monólogo, su voz, su seriedad casi rayando en la amargura. Era como si nos estuviese regañando en vez de enseñando.

Yo no sé de mierda estaba hablando, yo estaba pensando en el color de sus pezones, y era lo único en lo que podía pensar… ¡seguro son rojos! mierda apuesto mi vida a que son rojos como su pelo…

mientras hablaba jugaba con su zapatos de tacón, rojos, hacía movimientos en circulo con su pie izquierdo, su tacón colgaba como una gota a punto de caer, como un moco a punto de caer. Deseé con todas mis fuerzas que su zapato cayera para poder ver en qué color llevaba pintada las uñas de sus pies, pero el zapato nunca cayó… seguro las lleva pintadas en rojo, pensé.

¿Sus bragas también serán rojas? ¡Seguro que sí! ¡Es la maldita reina roja! Dios, la amo en rojo, es la reina de Marte. A partir de ese momento el rojo se convirtió en mi color favorito, esa clase se convirtió en mi favorita, ella, en mi maestra favorita; mi favorita por las mañanas, y a veces por las noches también.

Mi cuerva

Mi cuerva

Amor mío, olvidemos el ruido, escucha mis suspiros…
Amor mío, cavemos una cueva y preparemos un nido, juntos soportaremos el frío.
Amor mío, llenemos nuestro nido de yerbas y flores y dejemos que le fuego mezcle sus olores.

Almohada y hoguera serán nuestras ardientes afro cabelleras.
Nuestros risos crecerán tanto como nuestros hijos…
Amor mío, amor mío, escucha mis suspiros!

Amor mío, deshojaremos la yerba y quemaremos incienso, quemaremos la yerba,
ahora observa, ve, las figuras, el humo…
Amor mío, ves las rosas, son rojas como sandías, ¡como se me antoja una mordida!

Mi amor, nada nos faltará en nuestro nido,
felices viviremos bebiendo leche y pan divino.
yo pondré la leche y tú pondrás el pan…

La que escribe se quedó en el vacío

La que escribe se quedó en el vacío

Que idiota aquel corazón frágil que da todo lo que tiene para quedar sin nada…
Quizás sea porque es la oportunidad que lo vale… 
¿Qué queda al final?
Una bazofia que por fin se revela, que intentó decir idioteces que lo valían todo… pero nunca se cumplió nada… nada de nada, de hechos.
Es impactante como se reproduce toda una vida la misma anécdota…

Escrito por K. 

El borracho

Borracho estoy y me cago en los sobrios.
Borracho estoy, borracho soy y borracho voy.
Soy un borrachito feliz, y aunque a veces llore,
soy más feliz que un payaso de circo.
Si me ven llorando es por los amores no correspondidos
de mujeres que se creen un gran partido.
Las mujeres no me quieren por mis vicios,
dicen que yo las saco de quicio.
Las mujeres, ¡las malditas mujeres!
¡A la mierda con esas cabronas!
Borracho estoy, y que coman mierda las mujeres.
La cerveza y el cigarro son mis mujeres,
ellas son adictas a mi boca como mi nariz a la coca.

La experiencia psicodélica

La experiencia psicodélica

Las expectativas son muy grandes, así de grande es el pedazo que voy a morder… me ataré de pies y manos para no correr. 
voy  a revolver a los demonios como quien mete la vara en un hormiguero, voy a meter la verga en el avispero, lo sé, para llegar a la miel hay sentir el aguijón del reina.
La paranoia es segura. La aniquilación cósmica está garantizada. La cimientos de la tierra se moverán, las estrellas caerán y las nubes se incendiarán… 
¡Venga, pequeña muerte! ¡Demos un jodido  paseo por el infierno! ¡Los demonios temblarán cuando me vean pasar por el lago de fuego y Satán me hará una reverencia al verme llegar a su reino…